El comercio internacional es una pieza clave para el correcto desarrollo económico de cualquier país. Pero también es una forma de comercio que sufre continuos ataques.

Por ello, la organización Mundial de Aduanas, en un intento de garantizar la cadena logística mundial, dictó un marco normativo, llamado SAFE por sus siglas en inglés, a través del cuál regulariza y norma el uso de precintos de seguridad en el comercio internacional.

La adopción de este instrumento internacional no sólo anticipaba la implementación de normas modernas en materia de seguridad, sino que anunciaba además el comienzo de un nuevo enfoque sobre la gestión integral del tráfico transfronterizo de mercaderías que reconoce la importancia de una mayor cooperación entre la aduana y las empresas. A partir de ese momento, se ha trabajado para actualizar y mejorar Marco Normativo SAFE.

A medida que avanzaba la elaboración del Marco Normativo SAFE, la comunidad internacional reconoció cada vez más la importancia de los controles de la exportación, incluyendo los controles de mercaderías de doble uso.

El precinto como garantía

El recorrido que realiza un contenedor desde su carga en origen hasta que llega a destino pasa a través de una compleja cadena logística en la que intervienen multitud de personas. Es necesario, por ello, garantizar que la mercancía permanece intacta durante todo el trayecto, sin manipulación o alteración. El sello o precinto es una de las medidas obligatorias que ayudan a conseguir este objetivo.

El código aduanero de la Unión, regulado por el Reglamento (UE) 952/2013  determina las características que deben cumplir los precintos aduaneros en el transporte internacional de mercancías.

Existen una serie de normativas que regulan la utilización del precinto aduanero y que garantizan el cumplimiento de los requisitos de fabricación y de su uso.

Un precinto aduanero está formado por un fleje, cordel o elemento análogo, que finaliza en un sello o marchamo y tiene como objetivo permitir que la autoridad aduanera pueda controlar la seguridad de las mercancías contenidas dentro de una unidad de carga (UTC).

La norma 17712 regula los procedimientos de identificación y clasificación de estos precintos instalados en los contenedores.

De acuerdo con la sección de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria, un precinto de tipo especial debe cumplir una serie de requisitos:

  • Ser resistente a un uso normal.
  • Ser fácilmente reconocible.
  • Estar fabricado de modo que cualquier manipulación sea visible.
  • Deberá llevar marcas de identificación individual.

Las identificaciones que un precinto debe llevar para su identificación son:

  • Nombre de la persona autorizada para utilizarlo.
  • Abreviatura o código que permita a la autoridad aduanera del Estado miembro de partida identificar a la personal de la que se trate. 

Tipos de precintos admitidos por la norma ISO 17712


El precinto se coloca después de la carga y asegura que nadie puede acceder a su contenido sin romperlo o alterarlo. También es útil para evitar que se pueda introducir en el interior ningún tipo de mercancía no contemplada.

Todos los sellos van marcados con un código alfanumérico que permite su identificación, control y seguimiento. Este número se registra en los distintos documentos que acompañarán al contenedor durante todo el trayecto.

Existen tres tipos de precintos:

  1. Precinto indicativo
    Como su nombre indica, tiene un carácter básicamente informativo. Son los de menor nivel de seguridad y resultan fáciles de abrir tras su aplicación. De plástico o metálicos, suelen ser utilizados para distancias cortas.
  2. Precinto indicativo de baja seguridad válido como precinto aduanero.
    Tiene mayor nivel de seguridad que el anterior, puesto que evita la apertura no autorizada de contenedores de carga.
  3. Precinto de alta seguridad
    Es un preciso que aporta máxima resistencia gracias a su fabricación con materiales como el metal o cables de acero. Para retirarlo hay que utilizar herramientas especiales, por lo que se hace difícil un intento de apertura o manipulación.

Hay que destacar que los precintos de seguridad certificados por la norma tienen que cumplir pruebas de resistencia frente a ejercicios de tensión, corte e impacto de fuerza.

También es importante conocer que el usuario de los precintos de seguridad debe llevar un registro detallado de los precintos (y de su rotura en su caso), el mantenimiento de los precintos y el control del proceso de aplicación.

La norma ISO 17712 establece los tipos de precintos y los requerimientos que deben cumplir. Entre los diferentes tipos de precintos está el denominado de ALTA SEGURIDAD (comúnmente conocido como  de “botella”) fabricados con materiales de gran resistencia y cuyo fin es evitar cualquier intento de apertura o manipulación del precinto. Este tipo de precintos son de un solo uso y al retirarlos quedan inutilizados y no pueden reutilizarse.

Consejos para una correcta gestión del precinto

  • Los precintos de alta seguridad deben estar GUARDADOS BAJO LLAVE para evitar que se pierdan o usen de forma fraudulenta.
  • Los precintos de alta seguridad deben estar CONTROLADOS y no estar accesibles a cualquier persona de la organización. Es conveniente designar un responsable encargado de su custodia, registro de uso y correcta colocación según las indicaciones de cada fabricante.
  • Una práctica recomendable es la de REALIZAR Y CONSERVAR PRUEBAS FOTOGRÁFICAS en la aplicación de cada precinto para, de esta forma, demostrar en caso de necesidad la correcta instalación del precinto.

Cómo colocarlos correctamente en el contenedor

  • Ubicación correcta. El precinto de botella de alta seguridad debe colocarse en la posición SecuraCam, en la parte inferior de la barra de bloqueo izquierda de la puerta derecha del contenedor. La tapa del precinto debe quedar hacia abajo y los dos números de serie deben estar visibles.
  • Ubicación aceptable. En la barra de bloqueo izquierdo situada en la parte inferior derecha de la puerta. La tapa del precinto debe quedar hacia abajo y los dos números de serie deben estar visibles.
  • Ubicación incorrecta: No colocar nunca en la barra de bloqueo derecha en la puerta derecha del contenedor. Esta posición solo se admite como precinto secundario
  • Comprobar siempre la aplicación correcta del precinto. Para ello tirar de la pieza del precinto que se insertó en el mecanismo de bloqueo y comprobar que el sello ha quedado totalmente fijado.